Nawal refleja el poder transformador del trail running en las mujeres

Nawal El Moutawakel fue la primera campeona olímpica del continente africano. El 8 de agosto de 1984 ganó los 400 metros vallas y, para honrar esa gesta, el rey de Marruecos decretó que todas las niñas nacidas ese día llevasen su nombre.

Avance Deportivo

Avance Deportivo

@deportivoavance
1 de abril de 2020, 11:00

Si toda historia tiene un primer latido, lo más justo es decir que Nawal se gestó en la Eurafrica Trail, entre los afectos y las emociones que brotaron a finales de 2019, durante una semana de convivencia en las orillas norte y sur del Estrecho. Entre África y Europa. Entre España, Gibraltar y Marruecos.

Esa unión entre países, personas y culturas quedó plasmada en la postal de despedida. En La Roca gibraltareña, una veintena de mujeres resumieron en una fotografía la creciente presencia femenina en el trail running.

Habiendo iniciado la competición días atrás en Marruecos, esa fotografía merece ser conectada con la figura de Nawal El Moutawakel, la primera campeona olímpica del continente africano. El 8 de agosto de 1984 ganó los 400 metros vallas. Para honrar esa gesta, el rey de Marruecos decretó que todas las niñas nacidas ese día llevasen su nombre.

Convertida ya en ídolo y en referente por su victoria en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, Nawal El Moutawakel se propuso promocionar el desarrollo de la mujer en el deporte, con especial énfasis en los países islámicos. Llegó, no obstante, a ser ministra de Deportes en su país.

“Actualmente es vicepresidenta del Comité Olímpico Internacional y una de las personalidades atléticas más respetadas y queridas en todo el mundo. Su triunfo en Los Ángeles fue muy importante para el desarrollo deportivo de las mujeres en el mundo árabe, ya que abrió puertas que hasta entonces estaban cerradas en sociedades fuertemente patriarcales”, ha destacado Casa África sobre la atleta marroquí.

Sus conquistas inspiran este documental, en el que Deporte y Mujer TV toma prestado su nombre, para condensar el cambio que el deporte ha traído a la vida de sus 13 protagonistas. Silvia Puigarnau, Claudia Meyer, Tachy Martínez, Mercedes Moya, Carmen Aguilar, Raquel Linares, Tachi Peral, Ester Alves, Paula Suárez, Maite Franco, María Elena Ferreres, Milo Rodrigo y Belén Pérez Piernagorda son aficionadas a las carreras de montaña. Algunas se desenvuelvan como profesionales de la disciplina y otras son amateurs. Todas comparten la pasión por la vida, por la naturaleza y por la aventura.

En el filme reflexionan acerca de la participación femenina en este tipo de pruebas, con el deseo de que las mujeres ganen una mayor presencia. Al mismo tiempo, realizan una introspección para desvelar la razón de su vínculo con el deporte. En ocasiones hay detrás un duelo, un divorcio o una oposición; también la falta de autoestima o la simple búsqueda de bienestar las ha llevado a buscar sus propias cimas. Todas ellas ponderan la transformación experimentada zancada a zancada e invitan a más mujeres a encontrar su mejor versión en la montaña.

El deporte es el mejor medicamento para la vida”, ha asegurado la corredora portuguesa del equipo Salomon, Ester Alves. “Puedes estar mal contigo misma, con tu familia o tener una enfermedad. La única cosa que te puede dar más autoestima es tu cuerpo. La calidad de vida se consigue haciendo deporte, empezando poco a poco, por 5 kilómetros. Después 10 y un poco más, hasta que se convierte en un vicio con el que ganas mucha autoestima”, ha apostillado.

“Uff, la autoestima se dispara“, ha coincidido Paula Suárez, quien ha hecho hincapié en que “pasas de estar en pijama en el salón de tu casa a ver que puedes correr y lograr los objetivos que te propones”.

Con el relato de sus propias vivencias, estas 3 protagonistas van rompiendo prejuicios a favor de las mujeres deportistas en un documental que ofrece una perspectiva femenina sobre las carreras de montaña.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar