Vidondo saborea la élite del patinaje de velocidad

El patinador español, Íñigo Vidondo, en la Copa del Mundo de Hamar (Noruega). Fuente: AD

El patinador español, Íñigo Vidondo, en la Copa del Mundo de Hamar (Noruega). Fuente: AD

El patinador español analiza su debut en una prueba de la Copa del Mundo: “Estoy contento pero a la vez triste, podía haber hecho mejor tiempo”.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 03/02/2015 11:20 horas

Los corredores holandeses, grandes dominadores del patinaje de velocidad sobre hielo, observaban a Íñigo Vidondo incrédulos. ¿Un español en la élite de este deporte? Podía parecer una broma, pero allí estaba el vitoriano preparado para su debut en una Copa del Mundo. En el óvalo del estadio olímpico de Hamar (Noruega) tuvo su bautizo con los mejores en una disciplina en la que apenas lleva un año dedicado en exclusiva.

“Me miraban un poco extrañados, se preguntaban ¿quién es este? Pero me acogieron muy bien y la gente de la grada, al ver a una persona nueva, a una selección que busca su hueco en este deporte, te apoyan más. Normalmente cuando compito sólo escucho los ánimos de mi padre y de mi entrenador, pero en Hamar sí que oí el típico campaneo de la afición apoyándome, me sentí muy arropado”, asegura.

El deportista de Alavés terminó en el puesto 40 en la carrera de 1.500 metros con una sensación agridulce: “Estoy contento pero a la vez triste, podía haber hecho mejor tiempo. A falta de los últimos 400 metros iba entre los 25 primeros, pero fallé un poco en la última vuelta, perdí la técnica y noté cansancio en las piernas”, analiza.

Vidondo en Copa del Mundo. Fuente: AD

Vidondo en Copa del Mundo. Fuente: AD

Mientras que en la prueba de salida en masa fue 23º con un tiempo de 8:24.81, logrando sus primeros 2 puntos en la competición. “No está tan mal para ser mi primera Copa del Mundo”, añade. Y no le falta razón porque su carrera deportiva ha sido meteórica, ya que tras su experiencia en el patinaje sobre ruedas, solo lleva un año entrenando en el hielo, donde ha conseguido los récords de España en 500 metros (38.23 segundos), 1.000 (1:16.11), 1.500 (1:52.28) y 3.000 metros (4:01.35).

Instalado en Inzell

Con el apoyo de la Federación Española de Deportes de Hielo y la Federación Internacional se instaló en la Academia de la ISU de Inzell (Alemania) para practicar esta modalidad a las órdenes de la canadiense Abby Ennis y del neerlandés Wim Den Elsen. Vidondo sabe que lo vivido en la pista noruega le ayudará de cara a siguientes campeonatos.

“Estoy muy agradecido por esta oportunidad que me han brindado y la he sabido aprovechar. La experiencia de la Copa del Mundo ha sido muy bonita, estoy muy contento de llegar hasta donde lo he hecho. Pero no quiero quedarme aquí, voy a tratar de hacerlo lo mejor posible”, subraya.

A sus 25 años acaba de subir un peldaño más hacia la cima de su gran sueño, los Juegos Olímpicos de Pyeongchang (Corea del Sur) 2018. “El objetivo está cumplido, ahora lo que queda es seguir trabajando la técnica y darlo todo”, recalca. En las próximas semanas afrontará 3 competiciones en Inzell, con la intención de subir al podio y mejorar sus tiempos: “Quiero bajar las marcas y si cae la mínima en el 5.000 metros, sería muy bueno ya que parto con ventaja para el año que viene”.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar