Ariadna Edo se baña en bronce en Río

La nadadora castellonense, Ariadna Edo, logra el bronce en los 400 libre de los Juegos Paralímpicos. Fuente: CPE

La nadadora castellonense, Ariadna Edo, logra el bronce en los 400 libre de los Juegos Paralímpicos. Fuente: CPE

La nadadora castellonense de 18 años alcanza el podio en los 400 metros libre categoría S13 en los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
12 de septiembre de 2016, 23:03

Lidera a la nueva generación de promesas de la natación española y ha demostrado su potencial en el agua conquistando un bronce en los 400 metros libre en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Ariadna Edo ha volado en la piscina brasileña para alcanzar el podio tras una espectacular remontada en una dura prueba en la categoría S13 (discapacidad visual).

La castellonense explotó en los últimos 50 metros y salió victoriosa en el mano a mano con la alemana Naomi Maike Schnittger. A sus 18 años, ya suma un metal paralímpico en su debut y también posee un bronce mundial y otro europeo en la misma disciplina.

Bronce de Ariadna Edo en los 400 metros libre en Río 2016. Fuente: CPE

Bronce de Ariadna Edo en los 400 metros libre en Río 2016. Fuente: CPE

Ariadna se lanzó al agua con el objetivo de dar la sorpresa y en los 100 primeros metros se situaba 4ª. Parecía estar lejos de las medallas, pero nunca se rindió, cada vez tenía más cerca a la 3ª clasificada. Y tras el último viraje aceleró y le robó el bronce a la germana Schnittge por 8 décimas tras firmar un tiempo de 4:43.49. El oro se lo llevó la estadounidense Rebecca Meyers y la plata la ucraniana Anna Stetsenko. La sevillana Marta Gómez Battelli fue 8ª (4:54.14). 

“Estoy muy orgullosa, ha sido un último año bastante duro. Sabía que estaba cogiendo a la alema, he apretado y me he visto con fuerzas para intentarlo”, ha comentado. La deportista castellonense ha nadado 3 pruebas en Río 2016 (bronce en 400 libre, 6ª en 200 estilos y 11ª en 100 mariposa) y competirá en otras 3: 50 y 100 libre, y 100 espalda.

Hace apenas dos años competía a nivel autonómico, nunca había oído hablar del deporte adaptado y menos aún se planteaba la idea de acudir a unos Juegos Paralímpicos. Pero la enfermedad de Stargardt que padece, una dolencia ocular genética que le afecta la retina, le abrió las puertas a esa posibilidad. Ganó el bronce en el Mundial de Glasgow en los 400 libre y este año el mismo metal en el Europeo de Funchal. Y ahora completa su gran año con un podio paralímpico.

 

 

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar