El bádminton más flamenco irrumpe en el imperio asiático

La onubense de 20 años Carolina Marín se abre paso entre la élite de este deporte con su garra y talento. En el Campeonato del Mundo celebrado en Guangzhou (China) alcanzó unos históricos cuartos de final que le otorga una plaza entre las 19 mejores jugadoras del ranking.

Jesús Ortiz García

A los 8 años cambió los tablaos y el traje flamenco por la raqueta y el volante de pluma de ganso. Una de sus amigas le animó a practicar un deporte del que nunca había oído hablar y descubrió que se le daba genial. Dejó su Huelva natal para crecer en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid y desde entonces se empeñó en romper redes en una minoritaria disciplina en España para convertirse en una de las mejores jugadoras de bádminton. Pese a su bisoñez, Carolina Marín confirma que su talento y desparpajo sobre la pista no tienen techo.

Tras disputar los Juegos de Londres 2012, donde consiguió ganar un partido en su grupo, la onubense de 20 años se abre hueco en el imperio asiático y desafía a las mejores jugadoras del mundo en sus propias fronteras en las competiciones de mayor prestigio. En el Mundial de Guangzhou (China) alcanzó los cuartos de final, un hito para el bádminton español. “La meta estaba en llegar hasta cuartos y pelear por una medalla. Luché  todo lo que pude y debo estar orgullosa”, sostiene la jugadora.

Dejó su huella y garra en un campeonato en el que remontó en octavos de final ante la número 6, la indonesia Adrianti Firdasari. “Fue un partido muy duro, iba perdiendo el tercer set 20-17 pero supe sacar mi carácter y remontar”, relata. En la siguiente ronda hizo sudar a la tercera mejor clasificada del ranking y vendió cara su derrota ya que llevó a su rival hasta el tercer set. Solo Ratchanok Inthanon, la joven prodigio del bádminton tailandés, fue capaz de apartarla de las medallas: “Me faltó estar más atenta a los cambios que me hacía en el juego, estar más presente en el partido, pero me quedo contenta por plantarle cara a las mejores”, sentencia.

file

Carolina Marín durante un encuentro del Mundial de Bádminton. AD

En su brillante actuación ofreció un exquisito golpeo con la zurda y tenacidad, unas características que se asemejan a su gran referente, el tenista Rafa Nadal: “Soy una jugadora que lucho por todos los puntos y por eso es mi ídolo, porque me veo con su mismo carácter, muy competitivo en la pista y que nunca se da por vencido. Me encantaría conocerle y hablar con él”.

Entre las 20 mejores del mundo

El sobresaliente Mundial que ha cuajado se suma a los Abiertos de Suecia y Finlandia que ha logrado esta temporada. Con estos resultados, Carolina Marín se ha instalado en el Top 20 (es la número 19) del ránking mundial. “Se han cumplido los objetivos y estar entre las mejores me hace sentir orgullosa de que puedo luchar por lo que quiera y demostrar que con humildad y dignidad puedo vencerlas a todas. La clave está en entrenar duro, en estar concentrada en lo que hago y en salir a competir sin tener ningún miedo a nada”, apunta.

Antes de regresar a España disputó la Indian Badminton League, un torneo en el que participa la élite de este deporte, con el objetivo de seguir creciendo. “Esta competición es por una subasta en la que el club Banga Beats me fichó”, comenta. La onubense hará las maletas otro año más para enrolarse en las filas del Odense Klub de Dinamarca, que le permite seguir impulsando su carrera.

Aún queda para Río de Janeiro 2016, pero con la meteórica proyección y la edad que tiene, Carolina Marín está llamada a hacer algo grande en el bádminton: “Sueño con subirme al podio en las olimpiadas y por ello estoy luchando cada día porque espero cumplirlo”.



Carolina Marín Martín
Huelva, 15-6-1993

Oro en el Campeonato de Europa sub17 en Eslovenia 2009 y sub18 en Finlandia 2011, bronce en el mundial sub 19 en 2011, quinta en el Europeo absoluto 2012, Open de Suecia y Finlandia 2013, cuartos de final del Mundial en Guangzhou 2013, Mejor jugadora joven europea en 2012.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar