El desafío del 'Spanish Bobsleigh' continúa

Cristina Ibaseta y Bárbara Iglesias con el bob durante una competición. Fuente: Spanish Bobsleigh

Cristina Ibaseta y Bárbara Iglesias con el bob durante una competición. Fuente: Spanish Bobsleigh

Javier Pintado mantiene su empeño de construir un proyecto sólido para este deporte de hielo y por ello entrena a un grupo de jóvenes con el objetivo de volar sobre el trineo en grandes competiciones.

Jesús Ortiz García
Actualizado: 28/10/2014 13:30 horas

En furgoneta recorren cientos de kilómetros para acudir a los circuitos de Alemania, Austria o Suiza donde poder entrenar con unos trineos vetustos y tiran de ingenio e ilusión para competir en el tubo de hielo contra equipos cuyos bólidos son de última tecnología. Javier Pintado fue quien recuperó el bobsleigh, un deporte que le dio a España una medalla mundial en 1957, y pese a los obstáculos lucha para que no regrese al olvido.

Este ferretero asturiano entrena y coordina a un grupo de jóvenes deportistas que decidieron subirse al carro del ‘Spanish Bobsleigh’. Cuentan con pocas ayudas aunque con muchos sueños, en especial el de clasificarse para los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) en 2018.

Bárbara y Cristina en el trineo. Fuente: Spanish Bobsleigh

Bárbara y Cristina. Fuente: Spanish Bobsleigh

Esta temporada pisarán la nieve por primera vez en noviembre en la escuela de pilotos de Igls (Austria), después de unos meses entrenando en las carreteras de un polígono industrial de Asturias porque no tienen otro sitio donde hacerlo. “Hemos entrenado la parte física y la técnica de salidas con el carro de empuje en la calle. En una pista de atletismo parece que les molestamos, creen que somos unos extraños. Es una pena”, lamenta Pintado.

Con la llegada de Frank González como nuevo presidente de la Federación Española de Hielo, confían en que su situación mejore. “Nos reunimos con él, le planteamos nuestros objetivos y habrá que esperar si hay recursos económicos y si apuestan por nosotros. Ponemos más del 80% de los gastos de la selección española, no nos negamos a seguir poniendo dinero, pero necesitamos apoyos”, dice el técnico.

En su intrépida aventura cuentan con la ayuda de Oxana Tatchina, ex piloto de bobsleigh con Rusia, ahora afincada en Marbella. “Nos está ayudando mucho con sus conocimientos y contactos en este deporte”, asegura Pintado. A años luz de las estructuras de Gran Bretaña o Italia, cuyos bobs -vehículos con los que se deslizan por el hielo- son diseñados por Mclaren y Ferrari, el ‘Spanish Bobsleigh’ tiene trineos obsoletos: “Están para pasar un nivel de seguridad aceptable, les falta de todo, no están bien aerodinámicamente y sólo tenemos un juego de patines-cuchillas, con los que entrenan, corren y hasta se van a la cama”, bromea.

Mundial júnior, primer objetivo

Participar en varias Copas de Europa y en el Mundial júnior en Altenberg (Alemania) son los objetivos de esta temporada. Para ello, Pintado dirige a un equipo femenino formado por Bárbara Iglesias y Cristina Ibaseta. “Las chicas están mejorando mucho, sólo han participado juntas en una prueba. Bárbara ya lleva 3 años y esperamos ver un mejor pilotaje, mientras que Cristina, que lo compagina con el rugby, nos ayudará mucho. Pero con trineos de más de 15 años, sin una pista de empuje y sin entrenamientos previos sobre el hielo, no podemos exigirles resultados”, explica.

Héctor Abelleira en el bob. Fuente: Spanish Bobsleigh

Héctor Abelleira en el bob. Fuente: Spanish Bobsleigh

En cuanto a la selección masculina, al piloto Héctor Abelleira se le se ha unido Pablo Bouzán, “que tiene unas buenas condiciones físicas para correr. Tenemos el mismo problema, el bob es muy viejo y el año pasado no nos dejaron correr con él, pero este verano lo hemos reparado. Nunca han realizado una bajada juntos, aunque confiamos en ellos”, añade.

El equipo español ha crecido este año con la incorporación de 2 bisoños como Martín Souto y César Muñiz, de 15 y 16 años, respectivamente. “Participarán en monobob, este año queremos que empiecen a tener bajadas en la nieve. La idea es prepararlos para que lleguen a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Lillehammer (Noruega) en 2016. Y también nos estamos planteando llevar a Israel Blanco, un chico con discapacidad, para que compita en bobsleigh adaptado”, apostilla el asturiano, que paso a paso construye las bases de un proyecto que espera que tenga futuro en España.

Conoce al ‘Spanish Bobsleigh’

Bárbara Iglesias, Arcade (Pontevedra). Esta gallega de 22 años es la que más experiencia tiene del equipo. Es su tercera temporada como piloto de bobsleigh, deporte al que llegó desde el asfalto con las carrilanas. Dejó su trabajo como reponedora en un centro comercial para volar en el hielo con el trineo. La pasada temporada quedó en el puesto 12 en el campeonato del Mundo júnior.

Cristina Ibaseta, Gijón, 23 años. Esta es su segunda temporada en bobsleigh, deporte que compagina con el rugby, algo que le ayuda en su trabajo con el trineo, ya que tiene que empujar 170 kilos de un solo golpe para luego comenzar a correr y lograr la máxima velocidad posible en 40 metros.

Héctor Abelleira, Avilés (Asturias), 21 años. Atrevido y comprometido con lo que hace, es el piloto del equipo masculino y afronta su segunda temporada. La última vez que España participó en un Campeonato del Mundo masculino, él aún no había nacido y tiene la misión de regresar a una competición junto a los mejores países.

Pablo Bouzán, Asturias. Acaba de llegar al bobsleigh y será el frenador del equipo masculino. Da el salto al hielo procedente del piragüismo en pista, donde consiguió buenos resultados. Aún no ha competido en el tobogán helado con su compañero Héctor, así que su primera experiencia juntos será en la escuela de pilotos de Igls (Austria) en noviembre.

Martín Souto, Galicia, 15 años. Será uno de los pilotos del monobo del Spanish Bobsleigh de esta temporada. Aunque es joven, cuenta con 7 años de experiencia en los deportes de inercia, compite en gravity bike y atletismo.

César Muñiz, Asturias, 16 años. Subcampeón de España y récord de Asturias de lanzamiento de jabalina cadete. Joven pero con mucha capacidad para hacer un buen papel en el equipo español, cuyo objetivo es lograr la clasificación para los Juegos Olímpicos de la Juventud en Lillehammer (Noruega) en 2016.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar