La 'sirenita' Michelle Alonso, oro paralímpico

La canaria Michelle Alonso, oro en los Juegos Paralímpicos de Río en 100 braza. Fuente: CPE

La canaria Michelle Alonso, oro en los Juegos Paralímpicos de Río en 100 braza. Fuente: CPE

La nadadora canaria se proclama otra vez campeona de los 100 braza en los Juegos de Río de Janeiro con un tiempo de 1:12.62.

Jesús Ortiz García

Jesús Ortiz García

@JesusOrtizAD
14 de septiembre de 2016, 23:22

A los 14 años pensó en dejar la natación porque las niñas de su club se reían de ella por su discapacidad intelectual. Pero el Ademi Tenerife supo explotar sus virtudes en el agua. Después de ser campeona paralímpica en Londres, del mundo, de  Europa y plusmarquista mundial en los 100 metros braza, Michelle Alonso lo ha vuelto a hacer. En Río de Janeiro se ha colgado su segundo metal dorado en unos Juegos Paralímpicos.

No hay quien le haga sombra en su especialidad en la categoría SB14 y en la piscina brasileña se ha exhibido de principio a fin con una actuación soberbia. Horas antes, en la clasificatoria ya había batido el récord paralímpico con 1:13.05. Pero la voracidad de la ‘sirenita’ de Tenerife no tiene límites y volvió a mejorar esa marca tras parar el crono en 1:12.62, por una centésima no ha batido la plusmarca mundial que ella misma ostenta.

La deportista de 22 años, que se considera supersticiosa y siempre lleva en sus viajes unas piedras y una concha como amuletos, llegaba al Centro Acuático de Río escuchando en sus cascos ‘Roar’, una canción de Katy Perry con cuya letra se siente identificada. Sonriente y concentrada, saltó a la piscina aunque la británica Bethany Firth salió un poco mejor. Pero la canaria recuperó terreno y en el viraje ya se puso por delante.

Michelle Alonso revalida oro en Río. Fuente: CPE

Michelle Alonso revalida oro en Río. Fuente: CPE

Ambas mantuvieron una dura pugna, pero en los metros finales Michelle aceleró el ritmo y lo dio todo para alcanzar la gloria paralímpica por segundos Juegos consecutivos. “Estaba viendo a la británica muy cerca y me he dicho ‘Vamos fuerte, que puedo, aguanta’, no podía más pero seguí hacia adelante y lo conseguí”, ha explicado tras la competición. Es la reina del 100 braza y se quedó muy cerca de batir su propio récord del mundo. “Estoy muy contenta con el resultado, me he quitado un peso de encima. Tengo ganas de llegar a mi tierra, celebrarlo con mi familia y descansar, que me lo merezco”, ha comentado.

La alumna de José Luis Guadalupe, que se ha machado en su camino hacia Río  con dobles sesiones de entrenamientos de lunes a sábado, otorga a España su 4º oro en estos Juegos tras los logrados por Nuria Marqués en 400 libres, Kim López en lanzamiento de peso y Óscar Salguero en los 100 braza.

Con 7 años empezó a nadar por recomendación médica debido a problemas de espalda y pronto despuntó en la prueba de braza, pero estuvo a punto de dejar la natación, se sentía desplazada por su discapacidad. “Me costaba relacionarme con los demás, tengo problemas de comunicación y me daba miedo que no me aceptasen como soy. Siempre salía la última de la piscina y la primera de los vestuarios para evitar a las chicas”, relataba la tinerfeña en una entrevista con Avance Deportivo.

Pero en el Ademi Tenerife encajó desde el primer momento y ‘Guada’ ha sabido pulir a un diamante de la piscina que a sus 22 años ya es oro mundial y europeo y doble campeona paralímpica.

Recomendar
  • gplus
  • pinterest

Comentar